• Cheriff Restaurant
  • Cheriff Restaurant
  • Cheriff Restaurant
  • Cheriff Restaurant
  • Cheriff Restaurant
  • Cheriff Restaurant
  • Cheriff Restaurant
  • Cheriff Restaurant
  • Cheriff Restaurant
  • Cheriff Restaurant
  • Cheriff Restaurant
  • Cheriff Restaurant
  • Cheriff Restaurant
  • Cheriff Restaurant

T+34 93 319 69 84

Cheriff Restaurant
Cheriff Restaurant
Cheriff Restaurant
Cheriff Restaurant
Cheriff Restaurant
Cheriff Restaurant
Cheriff Restaurant
Cheriff Restaurant
Cheriff Restaurant
Cheriff Restaurant
Cheriff Restaurant
Cheriff Restaurant
Cheriff Restaurant

ABIERTO TODOS LOS DÍAS DE 13:00 A 24:00

**

El mítico Restaurant Cheriff de la Barceloneta abrió sus puertas a finales de los años cincuenta y desde entonces sigue la misma línea, sus largamente famosas paellas, pescado fresco y marisco vivo, procedentes a diario, de las barcas que atracan en La Planxeta de la propia Barceloneta. Pedro Ruipérez, originario de Murcia, y su familia, iniciaron su andadura con una pequeña pescadería marisquería en la misma Barceloneta, y que pronto se reconvirtió en el popular Restaurant Cheriff, nombre tomado del apodo de Pedro, hombre jovial, abierto y hasta excéntrico, que gustaba vestirse con pistola en ristre, de sheriff del Oeste Americano. En los ochenta, su hijo Simón, decidió abrir justo enfrente, el no menos popular y exclusivo Restaurant Lobito, mientras que su hija Maria de los Ángeles, o “Nini”, como es conocida por todos, continuó en el Cheriff con el mismo saber hacer y popularidad de siempre. En el 2016 el Cheriff fue adquirido por el grupo Iborra Restaurants. Sus historias guardan paralelismo, y ahora están fusionadas. Las desde siempre famosas Paellas del Elche de Vila i Vilà y las del Cheriff de la Barceloneta, son ahora hermanas, eso si, cada una guarda aún ahora, sus tradicionales y propios encantos diferenciales.

En 2019 renovó sus instalaciones y decoración, proyectados por el el estudio de arquitectura Mesura, con la mejora de atención y servicios que ello supone tras cuarenta años de las entrañables pero ya cansadas instalaciones.